martes, 3 de febrero de 2015

EL CHARCO AZUL


    Era tan desapacible y frío como un lunes de Enero. Nació azul y su madre después del parto estuvo tiritando todo un día. Ya de adulto,  entraba en una habitación y la temperatura descendía varios grados.

    Cuando conoció a María cambió. Le notaban más delgado, pero también más cálido y amable. Es el amor, decían.

    Todo fue bien hasta que desapareció la noche en la que compartieron cama por primera vez. Al amanecer ella encontró las sábanas empapadas y en el suelo un enorme charco de agua como toda explicación.

Concha García Ros

9 comentarios:

  1. Que imaginación y que bonito te ha quedado!!
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  2. Ay Conchi, se derritió de amor... Qué romántico!! Pero qué chungo... Jaja. Muy imaginativo tu relato.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los que los que van de fríos...
      Gracias por pasarte. Un besote

      Eliminar
  3. Eso es llevar a las últimas consecuencias una frase hecha Concha. Muy bien.
    Besicos mil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja Sí, a las últimas desde luego. Besotes, Izaskun

      Eliminar
  4. Pues a mi no me gustan los amantes en forma de cubitos de hielo, por muy sangre azul que tengan.
    Bonito micro, Concha

    ResponderEliminar
  5. Pues a mi no me gustan los amantes en forma de cubitos de hielo, por muy sangre azul que tengan.
    Bonito micro, Concha

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí tampoco, Luis. Gracias por pasarte. Un abrazo.

      Eliminar