miércoles, 26 de marzo de 2014

CELOS

Cruzó el pasillo, bajó al sótano y disparó al prisionero. Sintió que  la euforia inmediata de la venganza le rejuvenecía. Ella, que ni siquiera se dignaba a darle los buenos días, que siempre le miraba con reprobación, que ya no quería sus abrazos, con él se deshacía en atenciones. Hasta le llamaba “amorcito”. Pero eso se acabó.

Cuando María volvió de la compra fue a cambiar el agua y el alpiste de la jaula, pero no la encontró por ninguna parte. Cuando él entró en la cocina  le miró con furia, pero ni siquiera eso hizo que le hablase.
Concha García Ros.

9 comentarios:

  1. Los celos son demasiado poderosos y malos. Buena apuesta, a ver que pasa el miércoles. Suerte.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nani. Sí, los celos son destructivos y absurdos. Un beso.

      Eliminar
  3. Los celos son en general falta de confianza, tanto en el otro como en uno mismo; lo malo es cuando los celos se hacen enfermizos.
    Un saludo
    JM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan Manuel, gracias por pasarte. Un abrazo.

      Eliminar
  4. ¡Y no me extraña que no le hable su mujer! ¡Hacerle eso al pobre pajarito! Mejor que le hubiera comprado una pájara, je,je
    Muy buen giro tragicómico el de este micro. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es una crueldad para el pobre pajarito que acaba sufriendo las consecuencias de esa terrible relación. Un abrazo, David.

      Eliminar
  5. ¡Cómo puede terminar una riña marital! Ay, pobre pájaro. Muy buen giro al micro, Concha. Tienes a las musas de tu parte, esta vez han sido dos...
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Más que una riña, una rutina devastadora. Pobre pajarillo que pagó el pato. Un beso

    ResponderEliminar