domingo, 16 de marzo de 2014

NO ME MIRES ASÍ

Nuestros mismos ojos, penetrantes, enigmáticos, envolventes, con ese destello de falsa inocencia.  Creces tan rápido que muy pronto conocerás su poder. Los que me han convertido en lo que soy, la hija del gran hipnotizador, una mujer caprichosa y hastiada de que nadie le rechiste. Todos se doblegan a  mi voluntad. Frustrada por no tener frustraciones. No es culpa mía, son ellos, sus ojos. Los tuyos, los míos. Son más fuertes que yo. Espero que tú los sepas vencer.  No me mires así, por favor.
Concha García Ros

8 comentarios:

  1. La herencia nos marca Concha. Muy original tu micro.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  2. Sí, nos marca, no cabe duda, lo malo es escudarse en ella. Gracias por visitarme Nani. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Me encantó cómo lo has escrito. Es hipnótico y envolvente, muy acorde con el contenido. Y esa pregunta que subyace "¿Qué puede desear quien todo lo puede conseguir con una mirada?". Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Gracias David por tus amables palabras. Sería muy frustrante no tener retos, ¿verdad?
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Hola, Concha.
    Es la leche esta hipnotizadora... Me ha gustado por lo original y por ese magnetismo que has ido hilando a lo largo de sus cien palabras.
    Olé, guapa.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Towanda, hay que llevar ojito, nunca mejor dicho, con esta hipnotizadora. Otro besazo para ti.

      Eliminar
  6. Si te apetece compartir tus relatos pásate por aquí
    http://280ypunto.blogspot.com.es/
    Un saludo

    ResponderEliminar