sábado, 3 de mayo de 2014

SOSPECHAS

  Sospecho de él desde hace tiempo. No me fío de sus buenos modales ni de su pelo engominado. Me repelen sus corbatas de seda y sus trajes caros.

   Intuyo que planea asesinarme. Y nunca le cogerán, nunca encontrarán el cuerpo.

  Hoy he sabido que mi fin está cerca cuando, al mirarme al espejo, el muy cabrón me ha dedicado una sonrisa almidonada.
Concha García Ros

7 comentarios:

  1. Concha, el espejo a veces dice mucho de nuesgtro reflejo.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el problema viene cuando no coinciden figura y reflejo. Besicos

      Eliminar
  2. Si quieres compartir tus relatos, pásate por aquí
    http://280ypunto.blogspot.com.es/
    un saludo

    ResponderEliminar
  3. Uyuyuy! Tiene al enemigo "en casa", menudo peligro.
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto!!! Gracias por pasarte. Un beso

      Eliminar
  4. Un micro fuerte, y bien reflejado ese suicida en el espejo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Es un suicida peculiar, se va convirtiendo en quien no es, matándose lentamente. Un abrazo

    ResponderEliminar