sábado, 18 de octubre de 2014

SIMPATÍAS

El maestro don Jorge me cae bien. Es despistado, como yo. Cuando está concentrado no puede evitar sacar un poco la lengua, igual que me pasa a mí. Sé que soy su favorito aunque lo disimule. 

-¿Qué quiere usted? La clase ya ha terminado -me dice muy serio al acercarme a su mesa, mientras deja caer en mi bolsillo unos cuantos caramelos y ese sobre lacrado que debo entregar enseguida a mamá. Y me clava sus ojos verdes, tan parecidos a los míos.
Concha García Ros

15 comentarios:

  1. Los profes tenemos que valorar la enorme influencia que podemos tener sobre nuestros alumnos. Me gustó.
    Un saludo
    JM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón, Juan Manuel, a veces se nos olvida. Un abrazo

      Eliminar
  2. ¡Me ha encantado, Concha! Bonito retrato familiar...aún sin saberlo.
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Izaskun. Bendita inocencia también. Besos

      Eliminar
  3. Es muy bonito tu micro Concha. Me ha gustado mucho.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Nani, me alegra que te haya gustado. Un beso

      Eliminar
  4. Hoy voy saltando de micro sugerente en micro sugerente y yo con la cabeza algo lenta ya a estas horas nocturnas. Aunque este pude pillarlo a la primera, vengo entrenado de la casa de Alfonso jejeje

    Nos muestras la estampa familiar ignorada por el protagonista con una gran sutileza. Enhorabuena :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ignacio! Me alegro de que te haya resultado sugerente pero sencillo de leer. Un abrazo

      Eliminar
  5. Me recuerda a aquella canción de los 70 en la que aquel llamaba por teléfono y al otro lado descolgaba un niño....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cuál es el título de esa canción? Un beso, Alberto

      Eliminar
  6. Mi recuerdo le ha sacado algunos paralelismos pero es evidente que la canción sigue siendo bastante noña.

    https://www.youtube.com/watch?v=svPAg60UYus

    ResponderEliminar
  7. En Radio Castellón me despistaron cuando pusieron "que quiere usted". El "que" sin tilde, y me despistaron. Yo intenté utilizar las dos opciones en el mismo micro, y claro, me salió muy forzado.
    Me gusta el tuyo. Felicidades.

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Luis. Sí que despistaba ese "que" sin tilde, aunque yo no le hice mucho caso, jaja. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Cuántos secretos paternofiliares pueden encontrarse en cualquier parte. Muy bueno, Conchi

    ResponderEliminar
  10. Sí, cuántas sorpresas se pueden encontrar. Un abrazo, David

    ResponderEliminar