sábado, 8 de noviembre de 2014

SEDUCCIÓN


Era más importante disfrutar, por eso no lo pensaba dos veces antes de lanzarles su sonrisa hipnótica. Lo demás era fácil, su mirada y sus palabras mantenían el hechizo. Luego, sin más, se  iba tragando su luz y las dejaba, apagadas ya, sin importarle el final. Él estaba por encima de eso. Había perdido la cuenta de la macabra colección.


Una noche más salió de caza y la encontró sola apoyada en la barra. No debió cebarse en tratar de conseguirlo; nada parecía funcionar con aquella chica pálida.  Fue tarde cuando comprendió el motivo. Ella, ávida, le mordió la yugular.
Concha García Ros

6 comentarios:

  1. Tendré cuidado con cruzar mi mirada con Ella en alguna de mis salidas nocturnas. Gracias por advertirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, ay, y ten cuidado con tu sonrisa hipnótica también...

      Eliminar
  2. Jajaja. Se lo tiene merecido. Muy buena versión del cazador cazado.
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se lo estaba buscando sí, jaja. Un besote, Izaskun

      Eliminar
  3. Al final siempre encontramos la horma de nuestro zapato. Buen micro, Conchi

    ResponderEliminar
  4. Donde las dan... Me alegra que te haya gustado. Un abrazo

    ResponderEliminar